dobermann
2 / 2
Boxer
Quizá deberíamos comenzar por la prehistoria de nuestro criadero, no porque no hubiera escritura sino porque no había perro. Quizá nuestro afijo debería ser "NO, NO" debido a la tenaz negativa de Ana durante 8 años de tener un boxer.
Pedidos, súplicas, en cada cumpleaños, u ocasión especial, no la conmovían. Mi perra baya no se hacía r
ealidad.

Hasta que un día me sorprendió con la "GRAN NOTICIA", compraríamos un boxer, pero… la hembra baya, fue un macho atigrado (
ZEUS), que después de 8 años, tomó sólo 8 horas para transformarse en el perro de Ana. A partir de ahí, año 1991, sólo fueron alegrías, una tras otra que le hicieron lamentar no haber cedido 8 años antes, tanto la marcó, que es tan apasionada como yo e incluso es jueza de la raza.

El año 1994 marca la llegada de mi ansiada perra (
ANUSH), con la cual comenzamos a criar. Las alegrías y satisfacciones se multiplicaron y lo siguen haciendo hasta hoy día. No me refiero a alegrías por los triunfos, que si bien son enormemente satisfactorios, pero muy efímeros, sino por todo lo que a lo largo de estos años nos han dado nuestros perros, con su amor inconmensurable y desinteresado.

Ellos aman y dan sin condiciones, comparten tus alegrías y tristezas con tanta devoción, que más que integrantes de la familia, son amigos, porque uno a los amigos los elige, y como dice la canción, cuando un amigo se va deja un espacio vacío. Cuando nos dejan físicamente quedan en nuestra memoria y cuando pensamos en ellos nos retrotraen a los mejores momentos de nuestras vidas.

Sólo el que tiene un boxer sabe de lo que hablo, y el que no lo tiene, que no espere 8 años, pues no sabe lo que está perdiendo
.

-----------------------------------------------------------------

dobermann

dobermann